BLOG MANIFESTO

Contenido de tendencias, entrevistas y noticias del mundo del diseño. Inspiración para diseño de interiores.

Cottagecore, el estilo del 2021

Por

Siempre está presente el desafío de volver a pensar los ambientes para encontrar en ellos inspiración y un lugar lindo de habitar.
Si hay algo que dejó de positivo la pandemia, fue la capacidad de volvernos más creativos y sin duda, le empezamos a prestar más atención a nuestro hogar.

Casa, departamento, living o balcón ... durante el 2020 y el 2021 las redes sociales se llenaron de fotos de espacios con flores, paisajes y un estilo romántico y melancólico llamado cottagecore.

Este movimiento estético revaloriza la fantasía de vivir en el campo; lejos de las grandes ciudades y la rutina doméstica; y adapta el estilo de decoración usado con frecuencia en las casas campestres a las viviendas urbanas.

 

 .    

 

Cottagecore ¿Por qué es tendencia?

El encierro y la nueva valoración del tiempo personal y dedicación a las cosas que nos hacen bien generó una toma de conciencia masiva.
El habitar las ciudades demanda cada vez más la búsqueda y el encuentro con un cierto aire de calma y tranquilidad, en nuestros hogares. La capacidad de convertir nuestras casas en un refugio es hoy vox populi. Y claro, la pandemia llego para acentuar aún más esta necesidad.

Volver a las raíces

El cottagecore, también conocido como farmcore countrycore, es un estilo de decoración que reinterpreta la vida en el campo desde un punto de vista romántico. Su significado deriva de la traducción de la palabra que en inglés significa “cabaña” y “core” que lo distingue como categoría.

Frente a su significado, es importante aclarar que no recrea una estética del pasado sino que elige elementos clave y los adapta a la actualidad.
La celebración de la domesticidad rural en las redes sociales alude paradójicamente a la necesidad de desconectar con lo preestablecido por el sistema capitalista y aprender a disfrutar de las cosas simples de la vida: un ramo de flores, una tela natural o simplemente una tarea simple como leer o tomar un rico desayuno.

 

.   

El cottagecore también en la moda

El movimiento idolatra un cierto criterio de rusticidad, no solo en la decoración, sino también la moda: furor por los volados, las mangas abultadas, el crochet, los bordados, siluetas bombshell y un romanticismo a la hora del día.

Pasados de rosca

El New York Times lo denominó como una reacción a la adicción al trabajo y una valoración de ciertas actividades como el bordado, el tejido, la jardinería, la escritura, los picnics, las caminatas en el bosque, la pintura y la repostería casera ¿Será que cada vez más buscamos un estilo de vida donde reine la paz, una vida menos acelerada y cosmopolita? Al menos el cottagecore instaló la pregunta.

Sin duda, esta versión romantizada de la vida en el campo, de una existencia más simple, en contacto con la naturaleza, autosuficiente y hogareña llegó para quedarse.

Leer más

Siempre está presente el desafío de volver a pensar los ambientes para encontrar en ellos inspiración y un lugar lindo de habitar.
Si hay algo que dejó de positivo la pandemia, fue la capacidad de volvernos más creativos y sin duda, le empezamos a prestar más atención a nuestro hogar.

Casa, departamento, living o balcón ... durante el 2020 y el 2021 las redes sociales se llenaron de fotos de espacios con flores, paisajes y un estilo romántico y melancólico llamado cottagecore.

Este movimiento estético revaloriza la fantasía de vivir en el campo; lejos de las grandes ciudades y la rutina doméstica; y adapta el estilo de decoración usado con frecuencia en las casas campestres a las viviendas urbanas.

 

 .    

 

Cottagecore ¿Por qué es tendencia?

El encierro y la nueva valoración del tiempo personal y dedicación a las cosas que nos hacen bien generó una toma de conciencia masiva.
El habitar las ciudades demanda cada vez más la búsqueda y el encuentro con un cierto aire de calma y tranquilidad, en nuestros hogares. La capacidad de convertir nuestras casas en un refugio es hoy vox populi. Y claro, la pandemia llego para acentuar aún más esta necesidad.

Volver a las raíces

El cottagecore, también conocido como farmcore countrycore, es un estilo de decoración que reinterpreta la vida en el campo desde un punto de vista romántico. Su significado deriva de la traducción de la palabra que en inglés significa “cabaña” y “core” que lo distingue como categoría.

Frente a su significado, es importante aclarar que no recrea una estética del pasado sino que elige elementos clave y los adapta a la actualidad.
La celebración de la domesticidad rural en las redes sociales alude paradójicamente a la necesidad de desconectar con lo preestablecido por el sistema capitalista y aprender a disfrutar de las cosas simples de la vida: un ramo de flores, una tela natural o simplemente una tarea simple como leer o tomar un rico desayuno.

 

.   

El cottagecore también en la moda

El movimiento idolatra un cierto criterio de rusticidad, no solo en la decoración, sino también la moda: furor por los volados, las mangas abultadas, el crochet, los bordados, siluetas bombshell y un romanticismo a la hora del día.

Pasados de rosca

El New York Times lo denominó como una reacción a la adicción al trabajo y una valoración de ciertas actividades como el bordado, el tejido, la jardinería, la escritura, los picnics, las caminatas en el bosque, la pintura y la repostería casera ¿Será que cada vez más buscamos un estilo de vida donde reine la paz, una vida menos acelerada y cosmopolita? Al menos el cottagecore instaló la pregunta.

Sin duda, esta versión romantizada de la vida en el campo, de una existencia más simple, en contacto con la naturaleza, autosuficiente y hogareña llegó para quedarse.

Leer más

El mundo en casa

Por

La cuarentena mundial nos reformateo como seres humanos, tanto a nosotros como a nuestros hogares.

A más de un año del inicio de la pandemia, nuestras casas más que nunca se convirtieron en refugios. Espacios confortables creados para ser disfrutados y vividos al máximo.

Cada persona, pareja o familia buscó durante este tiempo la mejor manera de volver el espacio que habitamos acogible y placentero. No solo en la elección y redistribución de muebles y objetos ( ¡la limpieza profunda! ¿Quién no sacó cajas con cosas en deshuso?) sino también el volver a pensar los ambientes.

Entre todas las cosas que nos robó la pandemia, sin duda, una de las costumbres que más extrañamos es la posibilidad de viajar y conocer nuevos lugares. Nuestra pasión por los viajes, se trasladó, en muchos casos, a las elecciones en materia de decoración. Texturas, colores, detalles y objetos que nos permitan revivir ese lugar que tanto disfrutamos, en cualquier parte del planeta.

Ya sea un país, un hotel o un restaurante,  la idea de traer su estilo o belleza a nuestro hogar inspira y nos hace conectar con esos lugares remotos.

Hoy tenemos la oportunidad de generar guiños al mundo a través de los objetos que elegimos para sumar a nuestros ambientes.

        

 

Los detalles hacen la diferencia

Animarse a incorporar detalles que remiten a ese lugar donde fuimos felices, será una excelente oportunidad para revivir ese destino. Un mapa, un cuadro con elementos del viaje, un globo terráqueo, una vela de recuerdo o bien tomar la inspiración de algún hotel que nos alojó para reciclar en una habitación.

Si te divierte esta tendencia y no sabes por dónde empezar, busca inspiración en tus recuerdos de viaje: fotos, mapas, redes sociales … cualquier momento de la memoria es bienvenido para dejar volar la imaginación y aplicar lo mejor de ella en esta tendencia deco.

Los colores y texturas, también pueden reflejar esa ciudad en donde fuimos felices: alfombras, tapices, revestimientos y hasta tapizados pueden servirnos para trasladar nuestra mente viajera.

Madera, ratán y verde para rememorar un destino amazónico; alfombras, metal, líneas geométricas y colores vibrantes para rendir honor a Marruecos; inspiración en paredes de ladrillo, deco en negro y gris, carteleria  con detalles para homenajar a la ciudad que no duerme… la creatividad no tiene límites.

.  

Cada viaje es un descubrimiento, algo nuevo delante de nuestros ojos, sensaciones, personas nuevas, conceptos. Viajar nos enseña y tratar de incorporar parte de eso a nuestro hogar será una excelente idea.

El espíritu viajero se puede sumar a nuestro hogar, ese espacio que tanto disfrutamos cuando llegamos de un viaje: donde reconectamos con nuestras cosas y cargamos energía.

La imposibilidad de viajar, y ese anhelo trotamundo, que casi todos tenemos latente, se coló en nuestros hogares, probablemente para siempre.

Bienvenido al mundo en casa.

 

 Por: Lucía Quiroga

Leer más

La cuarentena mundial nos reformateo como seres humanos, tanto a nosotros como a nuestros hogares.

A más de un año del inicio de la pandemia, nuestras casas más que nunca se convirtieron en refugios. Espacios confortables creados para ser disfrutados y vividos al máximo.

Cada persona, pareja o familia buscó durante este tiempo la mejor manera de volver el espacio que habitamos acogible y placentero. No solo en la elección y redistribución de muebles y objetos ( ¡la limpieza profunda! ¿Quién no sacó cajas con cosas en deshuso?) sino también el volver a pensar los ambientes.

Entre todas las cosas que nos robó la pandemia, sin duda, una de las costumbres que más extrañamos es la posibilidad de viajar y conocer nuevos lugares. Nuestra pasión por los viajes, se trasladó, en muchos casos, a las elecciones en materia de decoración. Texturas, colores, detalles y objetos que nos permitan revivir ese lugar que tanto disfrutamos, en cualquier parte del planeta.

Ya sea un país, un hotel o un restaurante,  la idea de traer su estilo o belleza a nuestro hogar inspira y nos hace conectar con esos lugares remotos.

Hoy tenemos la oportunidad de generar guiños al mundo a través de los objetos que elegimos para sumar a nuestros ambientes.

        

 

Los detalles hacen la diferencia

Animarse a incorporar detalles que remiten a ese lugar donde fuimos felices, será una excelente oportunidad para revivir ese destino. Un mapa, un cuadro con elementos del viaje, un globo terráqueo, una vela de recuerdo o bien tomar la inspiración de algún hotel que nos alojó para reciclar en una habitación.

Si te divierte esta tendencia y no sabes por dónde empezar, busca inspiración en tus recuerdos de viaje: fotos, mapas, redes sociales … cualquier momento de la memoria es bienvenido para dejar volar la imaginación y aplicar lo mejor de ella en esta tendencia deco.

Los colores y texturas, también pueden reflejar esa ciudad en donde fuimos felices: alfombras, tapices, revestimientos y hasta tapizados pueden servirnos para trasladar nuestra mente viajera.

Madera, ratán y verde para rememorar un destino amazónico; alfombras, metal, líneas geométricas y colores vibrantes para rendir honor a Marruecos; inspiración en paredes de ladrillo, deco en negro y gris, carteleria  con detalles para homenajar a la ciudad que no duerme… la creatividad no tiene límites.

.  

Cada viaje es un descubrimiento, algo nuevo delante de nuestros ojos, sensaciones, personas nuevas, conceptos. Viajar nos enseña y tratar de incorporar parte de eso a nuestro hogar será una excelente idea.

El espíritu viajero se puede sumar a nuestro hogar, ese espacio que tanto disfrutamos cuando llegamos de un viaje: donde reconectamos con nuestras cosas y cargamos energía.

La imposibilidad de viajar, y ese anhelo trotamundo, que casi todos tenemos latente, se coló en nuestros hogares, probablemente para siempre.

Bienvenido al mundo en casa.

 

 Por: Lucía Quiroga

Leer más

La palabra Japandi es la combinación de dos palabras «japonés” y “escandinavo”.
Leer más
La palabra Japandi es la combinación de dos palabras «japonés” y “escandinavo”.
Leer más

A lo largo de la historia, las mentes brillantes van dejando su legado.
Leer más
A lo largo de la historia, las mentes brillantes van dejando su legado.
Leer más

Sin duda las obras de Mario Bellini han marcado la historia del diseño y la arquitectura.
Leer más
Sin duda las obras de Mario Bellini han marcado la historia del diseño y la arquitectura.
Leer más